España queda fuera ¿para siempre? del podio de las potencias mundiales del turismo

España queda fuera ¿para siempre? del podio de las potencias mundiales del turismo

España pierde la batalla del turismo ‘low cost

Low Cost en Turismo
Low Cost en Turismo

Estos dos titulares han sido reseñados por la prensa en los dos últimos meses, no cabe duda que la crisis que se está viviendo a nivel mundial ha afectado al sector turístico y España no ha sido ajena a ello. En el año 2008 pasamos a ser el tercer gran destino por número de turistas extranjeros y en el año 2009, ha sido China, que pasando a ser el primero, quien nos ha desbancado hasta el cuarto puesto de las potencias turísticas globales.

 

En comparación con los países del arco mediterráneo (Turquía, Marruecos, Egipto y Túnez), principales rivales de España en el segmento de sol y playa, estos han mostrado una mejor resistencia a la recesión.

 

Y la crisis no es la causa principal de este desgaste, se debe a “la pérdida de competitividad de la oferta de nuestro país frente a los competidores del Mediterráneo oriental, que, en el segmento del turismo de playa, en algunos casos compiten con instalaciones más modernas que las españolas y con una relación calidad-precio más favorable”, según señala el Banco de España en su último informe trimestral sobre la economía española.

 

Los destinos emergentes ofrecen un producto similar al español pero a precios más competitivos. Es necesario apostar por un producto de calidad a precios competitivos, es decir, apostar por el low cost, que al contrario de lo que mucha gente piensa, no está reñido con calidad. Es algo que desde hace años se está tratando pero que, hasta el momento, son muy pocos los que lo están llevando a cabo, a pesar de los buenos resultados que está teniendo.

 

En definitiva, aunque suene ya trillado, debemos subirnos al carro de la calidad si queremos ser competitivos en un sector, el turístico, en el que el éxito viene dado por la satisfacción de los clientes sin que por ello, deban pagarse unos precios elevados.

 

 

Deja un comentario